Thursday, December 18, 2014

PEDAZO DE CIELO


A tí, mujer valiente

Un día su padre formó una nueva familia. Ella asumió el rol. Sacó adelante a su madre y hermanos. Estudió, trabajó y sin darse cuenta cedió el pan, su ropa. Dio todo lo que tenía, incluso a extraños. Pero la ayuda no era suficiente para tanta necesidad, ni menos para el mundo.
Alguien le dijo que buscará la Atlántida y que desde ahí, quizás, podría esparcir prosperidad.
En el viaje se enfrentó al demonio prejuicioso, al dragón intolerante y al ogro hipócrita. Jamás llegó a la isla, pero si encontró un pedazo de cielo.
Y sumergida en el paraíso al fin escuchó a alguien gritar desde su interior “¡Ayúdame! ¡Ayúdame!”. Su alma golpeaba con fuerza.
Se miró a si misma, estaba cansada, ya no podía salvar al mundo, solo a sí misma. Ella ya no quería ser padre, necesitaba volver a ser mujer, adolescente, niña, bebé, embrión.
Volvió a casa, posó su cabeza en las piernas de su madre y lloró, lloró hasta sentirse hija nuevamente.

Connie Tapia Monroy.

Friday, December 12, 2014

Todos los viernes


Cada viernes es igual, su madre sale temprano del trabajo y cuando llega a casa, él se encierra en el cuarto. Nunca lo ha soportado y trata de distraerse escuchando música o viendo películas al máximo volumen, pero nada calla los ruidos. Recuerda los días en que jugaba a la pelota con el último padrastro, se llena de rabia pero no se puede subir más el volumen de la radio o el televisor. Siempre termina tapando sus oídos con un cojín. Llora esperando que de una vez por todas se silencien los gemidos que provienen de la pieza de su madre.

Connie Tapia Monroy.

Thursday, December 04, 2014

Hora del almuerzo



De la cocina emana un olor delicioso. El hijo esta listo para ser devorado.

Connie Tapia Monroy.

Friday, November 28, 2014

Cócteles y fiestas



A Rita le encanta celebrar cumpleaños y bautizos. Llama por teléfono a sus invitados y dos días antes los vuelve a contactar para confirmar su asistencia. Con su mejor sonrisa sale de compras, llena el carro del supermercado y prepara comida contundente, “que no se note pobreza”, dice. La parte que más le gusta es cuando ve a todos los invitados expectantes esperando los cócteles y bocadillos. Ella sirve solo un poco de lo que compró y el resto lo guarda en los muebles de cocina, “para mañana”, habla consigo misma.
Los asistentes siempre se retiran decepcionados y ella habla de quienes no fueron invitados: “cómo se te ocurre que los voy a considerar, si la última vez trajeron cerveza, la escondieron y no la compartieron con nadie… ese tipo de personas no me gustan para nada”, comenta ofendida.

Connie Tapia Monroy.

Thursday, November 20, 2014

MENSAJE

“Gracias por el obsequio”escribió la secretaria en el papel de notas y lo dejó adherido en la pantalla del notebook del Sr. Thompson. Con tristeza pensó en el regalo y lo caro que sería para ella haber aceptado.

Connie Tapia Monroy

Thursday, November 13, 2014

Juguetes




Un obeso mórbido adicto a los videojuegos, ese es Nicolás. Quien utiliza un succionador para masturbarse e imaginar a una chica de doce practicándole sexo oral. Para alimentar su morbo da play a videos snuff mientras el electric pump sigue trabajando. En otras ocasiones, si tiene algo de suerte, consigue una cita en el chat, la invita a su casa, la golpea fuertemente en la cabeza una vez que cruza el umbral, la cercena, se corre una buena paja, se lame los dedos llenos de semen y con una sonrisa autocomplaciente sube su propio video a la red.

Connie Tapia Monroy.

Thursday, November 06, 2014

Café Literario

Siempre se escapan en medio de la lectura, suben a la parte trasera del auto. Un beso salvaje. Ella frota su sexo, mueve la mano de arriba abajo, lento, firme, lo pone en su boca, juega con la lengua. Él la besa en el cuello, sus senos, la penetra con los dedos. Gimen, sudan. Ambos acaban complacientes y vuelven al café como dos desconocidos a compartir la última ronda.

Connie Tapia Monroy.