Thursday, August 23, 2007

Leyenda de los seis guerreros (Parte 2)

Dicho esto, la figura fantasmal se esfumo ante sus ojos, se apago la última vela y los nueve caballeros escribieron esta profecía en los libros secretos de la orden. Durante 153 años se traspaso el secreto a cada maestre que paso por la orden, durante esos años buscaron y buscaron pistas para descubrir en que lugar nacerán estos seis guerreros, algo sabían, algo intuían, cada nombre decía algo, cada año, cada numero. Sin embargo, en esos 153 años, no fueron los únicos que buscaban pistas, en esa misma cantidad de tiempo y en el mismo lugar donde apareció la figura fantasmal, otros estaban tras esas puertas, otros oyeron el secreto. El Templo de Salomón se construyó para cerrar el paso a los seres del infierno, solo unos pocos sabían y otros menos recordaban porque había sido levantado en esas coordenadas, pocos sabían como mantener las puertas cerradas y no fue hasta la última vela que cerró el pacto de los templarios que se volvió a sellar nuevamente el paso entre la humanidad y los seres repugnantes del otro mundo, pero nada evito que unos cuantos quedaran libres, suficientes como para que la maldad comenzara a tomar forma.

Astaroth fue uno de los demonios que escucho la profecía, se sobo las manos y le dijo a su víbora posada en su hombro que era su gran oportunidad para recuperar lo que le pertenecía, monto su dragón y voló por los aires en busca de Vassago, quien con sus cualidades lo ayudaría a encontrar no solo a los demonios que se unirán a su ejercito, sino el lugar exacto para impedir que los seis caballeros nazcan.

Vassago fue encontrado fácilmente, puesto que su deseo por las mujeres lo condenaban, deseaba y poseía a cada mujer que era de su gusto. Haciendo el amor con unas cuantas mujeres mundanas se hallaba cuando Astaroth desde la lejanía disfrutaba de la escena, espero en silencio hasta que Vassago se percato de su presencia.

- no esperaba encontrarte de otra forma – dijo, con un tono sarcástico.
- ¿Qué queréis? – pregunto molesto Vassago, no le gustaba que lo interrumpieran cuando disfrutaba de la carne humana de una mujer.

El malvado demonio le contó a grandes rangos lo que planeaba y prometió compensarlo muy bien si cumplía con su petición. Desde ese día Vassago comenzó a reunir los ejércitos, y a descubrir algunas pistas para encontrar a los seis caballeros.
Cronicas de Erzsebet

6 comments:

Belenus said...

Muy bueno el efecto de la música de fondo... un plus a la historia :-D

Anthares said...

En todo caso muy buen efecto.. a puertas de una guerra mistica

MiCHaeII said...

muchas veses un peuqeño mensaje nos motiva a seguir escribiendo y expresar nuestros pensamientos
espero tu post

bobafett said...

de visita y viendo los cambios en tu blog , muy buenos de vardad .
Muy bueno este nuevo capítulo , hace días que no publicas nada , supongo que tu mente esta creando asi que esperamos mas novedades .

Saludos y nos vemos

Valkiria said...

Buahhhh!!!!!
Genial, absolutamente genial.
Soy lectora habitual de El Pequeño Dardo, llegué desde sus costas a las tuyas.
Un beso grande y aquí quedo, pendiente de la continuación.

Wladimir said...

Soy Forián el escogido de Foran y buena la pagina.
Espero volveros a ver.